domingo, 18 de noviembre de 2012

COMBATE-DUELO FINAL



COMBATE-DUELO FINAL


YA ES LA HORA

 Lo que debemos hacer, es consagrarnos a Él, entregarnos a su Voluntad, y El Señor mismo nos lleva a responder a la propia vocación, la que si bien es única e irrepetible, en general, para todos consiste en lo mismo en el sentido de que todos debemos enfrentar al adversario, vencerlo, salir del abismo, entregándonos a Dios, luego, varían los caminos para lograr esto, los que sí son diferentes en el sentido de que a unos los lleva El Señor por la caridad, a otros por el servicio, a toro sen el estudio, a otros en el amor y la adoración a Él, etc.

 Es la hora del combate final, de enfrentar al adversario y sus tentaciones, así como a sus colaboradores, y el enemigo viene a tentarnos personalmente, en esto consiste el combate final, un duelo personal contra satanás.

 Es un combate que realizamos con nuestra naturaleza, con nuestras humanas fuerzas, para el que El Señor nos prepara, no solo doctrinariamente, sino, y especialmente, en forma espiritual. Este combate se difiere en el tiempo, en sucesivas batallas, pero, llega una hora en la que hay que enfrentarlo definitivamente.

 Como todo combate espiritual, requiere oración, perseverancia, ayuno, vigilia, todo lo que siempre se hizo y que se ha dejado de hacer ahora que se estudia tanto suponiendo que, con saber, se obtiene algo, olvidando Que Es El Señor La Luz de las naciones y que Él Instruye mas en cinco minutos de oración que lo que se puede aprender por cuenta propia en años de estudios humanos.


SACRIFICIO DE SÍ, PRINCIPIO DE UN ESPÍRITU DE AMOR

 Algo que nos conduce a hacer diariamente El Señor, es un Santo Sacrificio de sí mismo, una verdadera y constante renuncia a sí, de la voluntad, que se convierte en ofrenda a Él, no es nada fingido, todos los días debemos orar renunciando a nosotros, aceptando Su Voluntad en lo que Ella nos diga-pida ese día.

 Es este Santo Sacrificio interior de buscar al Señor, de aceptar Su Voluntad, de querer Que Se Haga y colaborar en Que Así Sea, lo que debemos ofrendar todos los días, renovar, actualizar, darle, mas allá de cualquier otra cosa, porque es un sacrificio Santo, puro, agradable a Dios, mas que cualquier otra cosa, así es como también le ofrendamos la vida y él la va tomando, y es así como nos va guiando para realizar una verdadera consagración de sí a Dios.

 Con el tiempo, esto va generando un espíritu de amor a Dios que posibilita que Él Venga, Viva, permanezca en nosotros, pero, como todo, debe ser probado, así es que demos perseverar, pues el enemigo y los suyos van a querer anular este santo sacrificio, y es mas, tal camino donde El Señor nos toma personalmente a su cuidado, implica que satanás, celoso, haga lo mismo, o quiera lo mismo, de ahí que personalmente nos tiente, persiga, etc.

 Así es que hay que perseverar, orar, renunciar a sí mismo, a la propia voluntad para Que Se Haga La Voluntad de Dios, porque acá es el campo de batalla, el enemigo nos va a tentar constantemente para que reneguemos de Dios, para que queramos hacer la propia voluntad, y así seamos un rebelde orgulloso mas que habla de Dios, pero, que en el fondo no lo ama, pues sigue viviendo egoísta y miserablemente por y para sí mismo.


VARIAS BATALLAS COMPONEN EL COMBATE FINAL

 El combate final se compone de varias batallas, de numerosos encuentros y combates contra el adversario y los suyos, pero, desemboca necesariamente en un cruento duelo, verdadero enfrentamiento con el dragón infernal.

 El combate final es el camino emprendido en el que queremos Que Se Haga La Voluntad de Dios, que implica numerosas y largas batallas contra los enemigos espirituales, pero, específicamente, es el duelo final y personal con el adversario, el que se compone de algunas batallas, y acaba en una final, terrible, descomunal.

 Es terrible el último combate porque dura horas, y por la intensidad, además, que viene precedido de muchos otros también difíciles, durísimos, que nos dejan prácticamente aniquilados, así como la Crucifixión fue precedida de la flagelación.

 En esta hora, estamos como ante un examen final carrera universitaria, solos, porque El Señor no hace sentir su Presencia, no hay apoyo alguno de Santos, Ángeles, Purgantes, ni de María Virgen, amen de que llegamos a esta hora en un desierto y desolación total, completamente aislados, separados de todos en el mundo y casi sin existencia en éste, como si hubiésemos ido al desierto con El Señor a ayunar y combatir.

 Acá, nos enfrentamos con el propio miedo donde reina-gobierna-impera el adversario, nos enfrentamos con nosotros mismos, con nuestro deseo o ambición, que se alza y se nos opone comportándose como judas, un traidor.

 Acá es que satanás ofrece todo, cualquier cosa con tal de que reneguemos de Dios, nos opongamos a Él, nos elijamos a nosotros, y si bien parecen pavadas y que normalmente rechazaríamos, hay que ver que esto ocurre hallándonos en estado de gran debilidad por durísimos combates previos, en total necesidad de todo, con agobio, confusión, miedo y encima, con la inmunda presencia del adversario que hace todo deforme y de difícil apreciación.

(Si presiona ‘g+1’ abajo, o si comparte lo leído, ayuda a que se difunda y aproveche a muchos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

APP CUIDAR = MARCA DE LA BESTIA, 666

APP CUIDAR = MARCA DE LA BESTIA , 666   No es casualidad que justo cercano a la fiesta de Pentecostés , el gobierno dictador demo...