miércoles, 19 de diciembre de 2012

LA VERDAD SOBRE SATANÁS (Parte primera)



LA VERDAD SOBRE SATANÁS

(Parte primera)


 Soberbio, orgulloso, delirante, desafiante, provocador, tentador, se pasea por el mundo el adverbio, con ese aire de patotero pendenciero que quiere pelear, humillar, aplastar, que alardea de sí mismo, dice que no obedece, que no eme a nadie y hace escándalos, berrinches, demostraciones de fuerza.

 La verdad es que es un tonto miedoso, un soberbio asqueroso lleno de miedo, preocupado por él mismo, hundido en el abismo de su maldad, por ello desafía porque quiere intimidar, vencer asustar, es una pantalla, porque es un verdadero cobarde infeliz que solo piensa en sí mismo.

 Su orgullo es mas que su fuerza, su intención mas que su poder, es un fanfarrón que en su abismo se miente y quiere convencer de que es grande, fuerte, poderoso, cuando en realidad, es un maldito cobarde, un miedoso que tiembla y se preocupa por él mismo todo el tiempo, que se persigue y siempre esta alienado viendo fantasmas, enredado en sus delirios, totalmente enloquecido.

 Es un tonto que esta hundido, encerrado en sí mismo y que solo piensa en sí, de manera que teme, se preocupa, obsesiona, da vueltas, se enrosca, y enloquece, ahí se enfurece y odia, quiere maltratar a otros, culparlos, incluso en su delirio los ve como culpables, porque no tiene cordura alguna, solo odio, maldad y miedo.

 Es como si tuviese un ímpetu demoledor y se lanzara a la máxima carrera a maltratar y destruir, a la vez que se frenara por algo, quedando trabado, vibrando, es como un perro atado que quiere destrozar a quien pasa cerca, pero, se ahorca con su correa-cadena-lazo. Desea destruirnos y hacernos padecer, pero, también tiene miedo, y eso lo frena, atonta, confunde, y luego se odia, y ahí nos odia mas porque tiene miedo.

 Se auto-compadece, se tiene lástima, no hace otra cosa mas que pensar en sí mismo, de manera que se obsesiona, enloquece, da vueltas en su abismo, llenándose de odio a sí mismo y a todos, queriendo que todos sean culpables, Dios, nosotros, los que lo sirven, los que no, porque es una montaña abominable de pus, un abismo, agujero negro en el espacio que se odia y no quiere hacer otra cosa escandalizado, enfurecido.

 Se hunde, desmorona, abisma y pierde en sí mismo, llegando al fondo allá abajo en lo muy profundo de su abismal nada y menos que nada, y de ahí se alza mintiéndose, engañándose, odiando a Dios, aborreciendo la humanidad, deseando destruir, hecho una furia totalmente desatada, como un volcán en erupción, y como no le tenemos miedo, se diluye, desarma, termina huyendo confundido, desconcertado, todo su escandaloso obrar, su ímpetu, se desmorona y el maldito cobarde se hunde de nuevo en la inmundicia que es, pedazo de nada.

 Solo tiene poder si nos dejamos asustar, intimidar, tentar, seducir, engañar, y eso pasa porque no rezamos, no oramos, no buscamos a Dios, no queremos recurrir al Señor como a Nuestro Salvador, sino que nos dejamos llevar, dominar, someter, el miedo nos aplasta, doblega y sumisos y cobardes volvemos al abismo y a la esclavitud.

(Si presiona ‘g+1’ abajo, o si comparte lo leído, ayuda a que se difunda y aproveche a muchos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

COVID-19, LA PANDEMIA EXISTE SOLO EN TELEVISIÓN

  COVID-19, LA PANDEMIA EXISTE SOLO EN TELEVISIÓN       Le resulta imposible al gobierno sostener la falacia de la pandemia , por e...