domingo, 8 de septiembre de 2013

SODOMA Y GOMORRA, ¿QUÉ SIMBOLIZAN HOY?



SODOMA Y GOMORRA, ¿QUÉ SIMBOLIZAN HOY?

 No entendimos nada, no podemos cosechar lo que no hemos sembrado, eso es ley natural y también lo dijo El Señor, de manera que solo demostramos una incoherencia propia de soberbios que se preocupan por sí mismos y por continuar cultivando su orgullo llenándose de amor propio.

 Hoy en día se pide paz, pero, se ha sembrado vientos, de manera que se cosecharán tempestades. No se ha amado a Dios debidamente, no se lo ha elegido, aceptado, buscado, recibido ni nada, de manera que en las almas y en el mundo solo hay vacío y desolación, donde consecuentemente, solo puede posarse el adversario.

 Debíamos elegir a Dios cuando era momento, ahora solo seguimos renegando de Dios, oponiéndonos a Él, prescindiendo de Su Voluntad, cultivando el orgullo y el amor propio. Ya Dios no puede darnos lo que no hemos querido, por mas que el sembrador se arrepienta antes de cosechar, no puede sino obtener aquello que echó en tierra.

 Sodoma y gomorra fueron condenadas no por Dios, sino por sus mismos habitantes que eligieron comerciar con satanás, Dios se hizo presente salvando al que encontró justo, y la situación de estos tiempos no es diferente, no es el mundo mejor que esas malditas ciudades, no son las almas mejores que las de aquellas urbes infernales.

 A Dios debemos darle lo que le corresponde, así comienza la justicia, pero, como no damos a Dios lo que es de Dios, le robamos y pretendemos quedarnos con todo, al final todo acaba por obtenerlo el adversario, entonces, hemos preparado armaggedón, es decir, la derrota de Dios en el mundo que acabará por ser nuestra derrota.

 Esto significa que no amamos a Dios, no lo quisimos, no lo aceptamos, obramos como el pueblo que fue el elegido anteriormente, no solo apedreamos a los enviados del dueño, sino que volvimos a crucificar al Hijo del Dueño, suponiendo que podíamos quedarnos indefinidamente con la viña.

 Esto significa que, así como el pueblo que fue el elegido en prime término, el que fue el elegido en segundo término, renegó de Dios, se opuso a Él convirtiendo la religión en un negocio y hundiéndola en el mundo, obrando de esta manera una crucifixión Mística del Señor, la que fue consumada al censurar, impedir, combatir y perseguir la Revelación Divina.

 Simbólicamente sodoma es la religión del antiguo testamento, y gomorra es la religión del nuevo testamento, no porque fuesen malas en sí, sino porque consumaron su pecado y rebeldía contra Dios, porque renegaron de Él y se opusieron a Su Voluntad, porque eligieron la vida en, por y para el mundo renegando de Dios, desechándolo e inventando una religión humana y para el mundo, apegada al mundo.

 También simbolizan hoy esas dos nefastas ciudades respectivamente, el mundo sin-Dios y las religiones sin-Dios en su conjunto consideras.

 En otro sentido, también simbolizan respectivamente la secta modernista de la iglesia y la secta tradicionalista de la iglesia.

 Dentro de cada persona esas dos ciudades simbolizan el alma viciosa y corrupta, sin virtudes, y el espíritu muerto, desolado, desamorado sin verdadero amor a Dios y totalmente convertido en orgullo, amor propio, es decir, en un abismo de abominación y corrupción.

 En otro sentido simbolizan, respectivamente, a inglaterra y estados unidos, dos naciones que al servicio de la masonería han llevado la corrupción, la inmundicia y la destrucción por todo el mundo, dieron a beber la copa de la muerte a todas las naciones.

 La derrota de Dios en el mundo consiste en que ni en el mundo organizado, ni en las religiones transformadas-transformistas, se lo ama verdaderamente, sino que la humanidad se adora a sí misma, y consecuentemente adora a satanás y a sus demonios reflotando el olimpo.

 Por supuesto que se habla de Dios y sobre Él todo el tiempo, pero eso no significa que se ama a Dios debidamente, el ejemplo mas claro es lo que ocurría con la religión del antiguo testamento, cuando Dios visitaba al que fue su pueblo, lo mataron defendiendo su orgullo y amor propio, tanto mas cuando El Señor, la Palabra de la Verdad, los llamó “Hipócritas”.

 El verdadero amor a Dios consiste en renunciar a la propia voluntad para buscar Su Voluntad y para colaborar en Que Se Haga-Reine-Triunfe en la propia vida. El verdadero amor a sí mismo consiste en renunciar a la propia voluntad para Que Se Haga-Reine-Triunfe la Voluntad de Dios en nuestra vida. El verdadero amor al prójimo consiste en renunciar a la propia voluntad para Que Se Haga-Reine-Triunfe la Voluntad de Dios en su vida.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

REVELACIÓN-PRUEBA-REMEDIO, ES LA HORA DE DIOS Lo que sucedió con los ángeles y con el pueblo del antiguo testamento, es lo que sucederá con el pueblo del nuevo testamento

REVELACIÓN-PRUEBA-REMEDIO, ES LA HORA DE DIOS Lo que sucedió con los ángeles y con el pueblo del antiguo testamento , es lo que s...